Alternativas para reducir el uso de plástico

En la actualidad nos encontramos en tiempos de transición del consumismo desenfrenado a una mayor conciencia ecológica global que no ha terminado de instalarse.

En esta sección te mostraremos productos que ayudan a ahorrar materiales como el plástico y otros. Como por ejemplo: bolsas de tela para la compra, champú y jabón sólidos sin envase, etc…

Productos para reducir el uso del plástico

Alternativas al uso de plásticos

Las compras de alimentación, los mismos alimentos envasados y el uso bolsas de plásticos para la basura y otros para la conservación de alimentos suelen ser nuestros mayores consumidores de plástico en nuestra vida cotidiana.

Algunas ideas para reducir el uso del plástico de un sólo uso:

  • Reducir la compra de productos envasados excesivamente, como por ejemplo las galletas con paquetes individuales para llevar y cualquier producto con doble envasado en mini porciones individuales.
  • Guardar y reutilizar las bolsas que inevitablemente hemos comprado. Para la basura, para recoger las caquitas del perro en la calle, etc…imaginación al poder.
  • Comprar bolsas de materiales que son compostables y o reciclados. Actualmente están saliendo muchos productos de este tipo al mercado (bolsas de bioplástico).
  • Comprar en supermercados o tiendas locales que minimicen al máximo el uso de estos plásticos. Sin ir más lejos, en Lidl, ya usan bolsas compostables para la fruta y la verdura. A la vez, puedes reutilizar luego estas bolsas en tu casa para la basura.
  • Tener tus propias bolsas reutilizables en tus bolsos para no olvidarte de ellas. Incluye bolsitas reutilizables para las frutas y verduras.
  • El film transparente se puede sustituir casi al 100% con tapas de silicona elásticas como las que están en la lista de productos de esta página.

¿Cómo reducir el uso de plástico?

Somos animales de hábitos. En la inercia del día a día hacemos cosas sin darnos cuenta del daño ecológico que provocamos al hacerlo. Cambiar este comportamiento necesita determinación, pero como todo o casi todo, lleva su proceso.

Todos queremos reducir el uso de plástico, pero los hábitos y la falta de atención en cosas rutinarias que venimos haciendo desde siempre, nos impide mejorar. Por eso, lo primero que podemos hacer es poner atención en lo que hacemos y cómo lo hacemos. No sirve decir: “Voy a reducir mi huella ecológica”. Es demasiado general. Hay que poner atención a los detalles.

Comenzaremos eligiendo que elegir una entre tantas “fechorías ecológicas” que hacemos a diario y comenzar por acostumbrarnos a observar qué hacemos, cuándo lo hacemos, dirigimos nuestra atención……debemos acostumbrarnos a darnos cuenta cada vez que uso usamos eso que queremos dejar de usar o reducir su uso.

Una vez podemos poner la atención en ello, estaremos listos para poner en marcha nuestra creatividad para buscar alternativas al uso de plásticos, disminuyendo sustituyendo su uso por una mejor opción.

Una vez que te das cuenta, lo ves, lo analizas y decides cambiar el hábito, luego ya no hay que pensarlo más, porque es lo bueno de los hábitos, que una vez se instauran, ya no hay que acostumbrarse, lo haces sólo, pero lleva unos 21 días de pura intención, y si lleva más, pues con no rendirte, ni maltratarte por ello al final se consigue.

Y sienta muy bien cada vez ser un poco más coherente.

Así que todo es ponerse 😊

Testimonio de cómo vivir sin plástico

Ejemplo real de cómo vivir sin plástico
También podría interesarte: