Criterios más sostenibles para el sector del PLÁSTICO

El problema del plástico

El plástico es un conjunto de polímeros sintéticos derivados fundamentalmente del petróleo, que gracias a sus propiedades y versatilidad se han extendido prácticamente a cualquier ámbito de nuestras vidas y de nuestros sistemas productivos. De hecho son la segunda aplicación más usada del petróleo, del que se llevan cerca del 4% de su producción.

El petróleo, que es una fuente no renovable, cada vez más escasa y cara. Además, se convierte en un residuo con una alta persistencia en el medio, ya que prácticamente no es biodegradable. En Europa, sólo el 24,1% del plástico utilizado llega a las cadenas de reciclaje. Los plásticos que no entran en el circuito de gestión de residuos pueden acabar dispersándose por el medio ambiente y generar graves daños, ya sea por ingestión, por ahogamiento, o por liberación de alguno de sus aditivos químicos que pueden resultar muy tóxicos.

El reciclaje del plástico y la identificacion de los distintos tipos

No es sencillo reciclar el plástico pues existen muchos tipos y habitualmente sólo se reciclan envases. Es importante conocer los significados de los símbolos del reciclaje del plástico para poder hacer mejores decisiones en nuestras ventas. 

La mayor parte de los envases de plástico vienen con la imagen de un triángulo con un número dentro, que  es una adaptación del símbolo internacional de reciclaje que informa que los materiales  del producto pueden ser reciclados. 

Aunque el producto lleve este símbolo no significa que el producto se pueda reciclar, se usa  para identificar el tipo de plástico utilizado. Existen siete clases: írculo de Möbius

1 – PET -Polietileno tereftalato: Es muy abundante.  Es un plástico muy transparente y con muy buena capacidad de impedir la entrada de oxígeno. Es uno de los más fáciles de reciclar y suele ser transformado en tejidos sintéticos.

2- PEAD -Polietileno alta densidad: Es muy resistente.

3- PVC -Policloruro de vinilo: Es el plástico más peligroso en todas sus fases: producción, uso y desecho. 

4- PEBD -Polietileno baja densidad: Es muy elástico elástico

5- PP -Polipropileno: Soporta presión repetitiva por lo que suele usar en tapas de envases. Además de otra multitud de usos. Junto con el PET  es de los más fáciles de reciclar. Como ejemplo la recogida de tapones solidarios. Al ser reciclados, suelen terminar en forma de contenedores o muebles.

6- PS -Poliestireno:  Lo solemos identificar como corcho blanco. Es un gran aislante. Tiene muchos usos, como las bandejas de los supermercados, envases de comida rápida, etc. En su forma más rígida se utiliza para cubiertos desechables y otros usos.

7- Otros; Son plásticos con composición desconocida o que no entran en los otros 6 tipos.  Estos plásticos no se pueden reciclar.

Aunque los plásticos tengan un número del uno al seis, su reciclaje es un proceso difícil y costoso. No se pueden reciclar juntos  y su separación y clasificación dificulta el proceso. 

Por seguridad alimentaria, los número 2, 3, 5 y 6 no se pueden usar reciclados para envases de comida y, el uno, el PET, se puede utilizar para agua y refrescos siempre que el envase contenga un mínimo de un 50% de plástico no reciclado. Así se deduce que los envases de plástico de alimentos, ninguno proviene de plástico reciclado al 100%, como máximo pueden tener un 50% plástico reciclado. 

Actualmente en el mundo sólo un 5% del plástico es reciclado y genera una enorme cantidad de problemas medioambientales. Por eso, lo importante es usar el menor plástico posible, y no pensar que el contenedor amarillo es la solución, aunque debemos seguir usándolo siempre que tengamos desechos de plástico. 

Fuente: Vivir sin plástico

El plástico 100% reciclado

Hay que tener mucho cuidadado con confundir RECICLADO con RECICLABLE, pues si es reciclado, es que se le está dando un segundo uso a los envases desechables, con todas las dificultades y limitaciones. Reciclable sólo identifica el tipo de plástico y nada más.

Hoy en día existen cada vez más productos hechos con plastico 100% reciclado, lo que no elimina el problema del plástico, pero al menos se le está dando un segundo uso y no está utilizando petróleo como materia prima para su fabricación.

Algunos de estos productos son: bolsas de basura, baldes y barreños para la limpieza, mobiliario urbano, cercados y vallas, pavimentos y tarimas, perfiles y tablones, palets, y cada vez una mayor gama de productos.

Plásticos biodegradables y compostables: cómo identificarlos

Plásticos biodegradables

En los últimos años están surgiendo el uso de materias primas renovables para la fabricación de plásticos, fundamentalmente de origen vegetal, dando lugar a los conocidos como bioplásticos. Unos plásticos que tienen un origen ambientalmente más sostenibles pero que siguen presentando problemas de biodegradabilidad. El tiempo de biodegradación puede variar mucho en función de la composición del material y de las condiciones del entorno (temperatura, grado de humedad, pH, aporte de oxígeno…). En materia de reciclaje, sólo nos debería interesar una biodegradabilidad a corto plazo.

Algunos bioplásticos son:

  • El PLA (ácido poliláctico), sintetizado a partir del maíz. El PLA es un poliester similar al PET aunque con menos estabilidad termo-mecánica y más biodegradable.
  • Del almidón proceden, un buen número de los bioplásticos. Destacan materiales como el PSM (Plastarch Material), muy parecido al Polipropileno (PP) que además es totalmente biodegradable en su composición original.
  • Los Polihidroxialcanoatos (PHAs), son poliésteres alifáticos producidos en una sola etapa por las propias bacterias, que en situaciones de estrés ambiental los producen como si fuese un reservorio. Como PHAs se producen actualmente ya polímeros como el Poli-3-Hidroxibutirato (PHB).

Un plástico biodegradable debería poder descomponerse por su reacción con el medio natural, a través de las vías existentes de degradación natural, sin necesidad de que medien reacciones químicas intermedias no espontáneas, y generando compuestos en su degradación que puedan integrarse dentro del ciclo natural sin deteriorarlo.

La entidad certificadora TÜV Austria-Vinçotte, de acuerdo con las normativas europeas sobre biodegradabilidad de plásticos (como la EN 14987 o la ASTM D7081) y la ISO 17556, ha impulsado el sistema de certificación Ok Biodegradable, que determina el tiempo necesario para la biodegradación y el entorno necesario para que se pueda descomponer.

Certifica la biodegradabilidad

  • En el mar: el 90% de la masa total del producto se debe biodegradar en 6 meses.
  • Agua dulce: 90% de biodegradabilidad en 56 días.
  • Suelo: 90% de biodegradabilidad en dos años.
Sellos fiables de biodegradabilidad

Plásticos compostables

Los plásticos “compostables”, que son aquellos capaces de degradarse completamente dentro del proceso de compostaje de la materia orgánica. Estos plásticos van un paso más allá de la biodegradabilidad, y pretenden devolverse a la naturaleza como nutrientes de la misma. Pueden ser utilizados como abono orgánico. El ciclo de compostaje de la materia orgánica es uno de los ejemplos más evidentes de economía circular, donde los residuos que se generan son un recurso que será devuelto al suelo en forma de materia orgánica y nutrientes.

Hay varios sellos de certificación que garantizan que el producto o envase reúne las condiciones para ser compostado en una planta de compostaje, y que, de acuerdo con el cumplimiento de las normas europeas EN 14995 y la EN 13432, al menos el 90% de su masa total se biodegradará en un plazo máximo de 6 meses. En España y gran parte de Europa se utiliza el sello OK Compost, de la certificadora TÜV Austria-Vinçotte. Algunos materiales no requieren temperaturas tan elevadas y en lugar de tratarse en plantas de compostaje pueden compostarse en casa o en compostadores comunitarios, y así lo certifica la etiqueta OK compost HOME.

Sellos fiables de plásticos compostables

Fuente: Ideas Medio Ambientales

Diferencias entre el plástico biodegradable y compostable

¿Cuál es el más sostenible y ecológico?

Ante estas evidencias, la conclusión inevitable es que sigue siendo muy importante prevenir la generación de residuos usando envases reutilizables, evitando los productos de un solo uso, aunque sean biodegradables y compostables.

Si necesariamente debemos consumir productos y envases de un solo uso, priorizar los compostables con el sello OK Compost, garantizando que el proceso de compostaje sea a corto plazo y en unas condiciones al alcance del territorio.

Mejor plástico compostable

Los plásticos 100% reciclados siguen presentando los mismos problemas de reciclaje y toxicidad en el medioambiente que los plásticos no reciclados, pero al menos le estamos dando un segundo uso a todo el plástico que se puede reciclar. En los casos en los que los productos son de larga duración, como mobiliario, elementos para la construcción, etc, podría ser una alternativa viable.

Deja un comentario

10 + cinco =